top of page

El yo, la historia, la verdad, pt3

Continuación de la segunda parte (lee la primera parte aquí)

De poco sirve luchar contra la realidad: elija bien tus batallas. La mente es una herramienta maravillosa, si la usamos correctamente, y parte de su función es crear constantemente pensamientos, interpretaciones, historias, etc. Lo importante es desenredarnos o desidentificarnos del contenido de nuestros pensamientos y de las interpretaciones que se superponen a la realidad. No necesitamos negar estas interpretaciones, ni pensar que son equivocaciones, ni intentar silenciarlas. Incluso podemos dar la bienvenida a estas interpretaciones como útiles (gracias, mente, por hacer lo tuyo), y al mismo tiempo simplemente no identificarnos con esas interpretaciones. Ésta es una diferencia sutil pero esencial.

Me gustaría sugerir que nuestras historias (sobre nosotros mismos, sobre quiénes somos, sobre la vida, etc.) son oscilaciones intencionadas del verdadero Yo. Esto significa que, en el lenguaje del software, las historias son una característica de la realidad, no un error. Son una segunda capa de la realidad que ocurre naturalmente. Aldous Huxley escribió algo como "La experiencia no es lo que te sucede, es lo que haces con lo que te sucede". Parte de lo que hacemos es crear historias, narrativas e interpretaciones de nuestra experiencia directa de la realidad.

Esto es parte de la co-creación de nuestras vidas. Las historias que se superponen sobre el fundamento del ser, estas “capas” de la realidad, pueden considerarse como el Yo verdadero, puro e ininterrumpido que baila consigo mismo. Si sólo existiera el fundamento del ser, nunca sucedería nada: puro Śiva sin Śakti; pura quietud y ningún movimiento; pura conciencia y ninguna forma de experimentarla. Puedes pensar que las historias, el movimiento, la danza y las oscilaciones a las que me refiero son como olas en el océano, mientras que el océano en esta metáfora es el patrón más amplio de la realidad.

No hay nada “malo” en que el océano tenga olas y, de hecho, son una parte integral del océano. El mar nunca estuvo destinado a estar quieto, inmóvil o plano. De la misma manera, no tiene nada de malo tener historias; estamos “construidos” de esa manera. Las historias forman parte de nuestra experiencia subjetiva y son la forma en que damos significado y propósito a nuestras vidas. Cada individuo es una colección de historias y compone una oscilación particular del patrón más amplio. La oscilación misma es lo que llamas tu "yo".

Existimos como patrones dentro de un todo más amplio, y nuestras historias son parte de la formación y el mantenimiento tanto del patrón más amplio como del patrón que cada uno identifica como nuestro yo. Pero cuando olvidamos que somos parte de un todo más amplio —inextricable y fundamentalmente parte del todo— y cuando nos identificamos con nuestras historias hasta el punto de perder contacto con la realidad subyacente, seguramente surjan dolor y sufrimiento.

Las narrativas de las que vivimos generalmente se crean por una de dos razones: o para integrarse, encajar, ser como los demás; o para ser diferente, destacar, demostrar que somos especiales. La autora conocida como Isak Dinesen dijo: "Todos los dolores se pueden soportar si los pones en una historia". La creación de historias para comprender y contextualizar nuestras vidas forma parte de nuestra operación natural, y comenzamos a hacerlo desde muy temprana edad.

Dependiendo de las particularidades de experiencia de vida que haya tenido una determinada persona, esa persona habrá creado diferentes historias para darle sentido a las cosas y orientarse en su vida. De hecho, crear nuestra narrativa personal, la historia de quiénes somos, es fundamental para llevar una vida con significado. ¿Cómo podemos saber quiénes somos si no contamos nuestras historias?

Déjame saber cómo te llega esto... y pronto habrá más sobre esto.

Comentários


bottom of page