top of page

Mis manos, y convertirme en un yo

Tengo un recuerdo de cuando tenía unos 4 o 5 años. Estaba hablando con mi papá y él dijo algo como “extiende tu mano derecha” y yo le extendí la izquierda (o tal vez fue al revés). Me corrigió y, cuando me di cuenta de mi confusión, le pregunté cómo notar la diferencia. ¿Cómo diferenciar mi mano derecha de mi izquierda?

Me explicó cuál mano era cuál y le confirmé lo que había entendido. Luego me di la vuelta y pedí confirmar que la mano que era mi derecha cuando miraba hacia Allá (sur) ahora era mi izquierda cuando miraba hacia Aquí (norte). (No sabía explícitamente la dirección de la brújula hacia la que estaba mirando, y no sé cómo lo habría hecho mirando hacia el suroeste, o acostada en lugar de estar de pie, ¡no llegó tan lejos! 😂) Mi papá se rió y dijo que no, tu mano derecha siempre es tu mano derecha y tu mano izquierda es siempre tu mano izquierda y no cambia.

Esto fue una revelación para mí: mi cuerpo podía ser el lugar de orientación, yo podía ser la brújula, por así decirlo.

Recuerdo este sentimiento de asombro al darme cuenta de que estas direcciones, izquierda y derecha, siempre fueron relativas a "mí". Más de 30 años después, todavía me parece sorprendente que el primer instinto de esta niña fuera entender las relaciones de direccionalidad como orientadas al mundo más amplio, sólo para sorprenderse de que la forma en que se hace, pudiera de hecho ser diferente, individualmente orientado, “auto”referencial. Esta lección tuvo un impacto profundo, aunque sutil, en cómo navegué por el mundo durante muchos años, tal vez todavía hasta el día de hoy.

Como individuos, nuestra experiencia metacognitiva de un yo puede que surja conjuntamente con nuestro desarrollo del lenguaje recursivo, lo que ocurre entre los 2 y los 5 años (y sucedió en los humanos como especie hace unos 70.000 años; vea este artículo muy interesante aquí).

El lenguaje y los conceptos son la forma en que nuestro intelecto procesa información sobre la realidad. (Bernardo Kastrup habla de esto en su libro More than Allegory [Más que alegoría], y Eugene Gendlin habla de esto en Experience and the Creation of Meaning [La experiencia y la creación de significado]). Antes de adquirir el lenguaje, nuestra experiencia es más intuitiva y mucho más orientada al momento presente: todo se trata del Ahora. La formación de recuerdos se ve facilitada o incluso posible por el lenguaje: la experiencia pura sin capacidad reflexiva es ciega.

Comenzamos a desarrollar la capacidad de lenguaje a medida que empezamos a individuarnos, a descubrirnos como seres aparentemente separados y autónomos dentro de este mundo. Comenzamos a descubrir o crear nuestro lugar individual de experiencia, que se ve reforzado por el andamio de la memoria.

La formación de la memoria es una parte integral de nuestra noción de "yo". ¿Quién eres tú sin ninguna referencia al pasado, sin recuerdos del ayer, del año pasado, de la infancia? ¿Cómo interactúas con tu entorno sin reconocer, por ejemplo, un lápiz, una taza de té o una computadora? Estas etiquetas se basan en la memoria, el andamio conceptual, la comprensión del tiempo y la diferenciación (“eso fue entonces, esto es ahora” o “esto es un lápiz, que puedo usar para escribir, mientras que esto es una taza de té llena de algo delicioso que puedo beber”). Entonces, tal vez el "yo" (por muy maleable que sea el concepto) sea lo que llamamos nuestra "constante experiencial".

¿Cuál es tu primer recuerdo de convertirte en un yo?


Comments


bottom of page